Luminosidad y clase en Casa Capella

¡Hola Singulares!

Esta semana os traemos un lugar que atesora varios secretos y por ello lo hacen realmente especial. Empezando por su ubicación, ya podemos clasificarlo como singular, pues se encuentra situado en Las Ramblas de Barcelona, en un edificio que data del año 1700.

Una curiosidad que aporta encanto al espacio es su historia y el origen del mismo. La casa pertenece a una familia cuyo negocio de cacao se desarrollaba en la planta baja, dónde se ubicó la primera chocolatería de Barcelona. ¿Sabéis ya de qué espacio hablamos?... Efectivamente, se trata de la Casa Capella.

En este lugar, el escritor Francesc de Paula Capella y su mujer, continuaron con el negocio de la venta de chocolate, producto que durante el siglo XVIII alcanzó un gran prestigio. Se consideraba una bebida exótica y era costumbre que se disfrutara en tertulias y reuniones sociales en casas particulares.  

Una de las cosas que sorprende es que desde la calle Casa Capella pasa inadvertida, no se identifica que en el interior haya una "venue" a punto para celebrar eventos "con clase". 

Al entrar en el edificio, el vestíbulo y escaleras están adornados con baldosas y techos que recuerdan motivos del negocio familiar. Tanto el color como la forma del alicatado reproducen las pastillas y tabletas de chocolate.

Actualmente, Casa Capella ofrece unas bonitas salas para la celebración de actividades y eventos en "el principal" del edificio y pronto dispondrá de la terraza con unas vistas espectaculares para realizar eventos en el exterior.

Esta planta "principal" ha sido reacondicionada y rehabilitada para poder utilizarse como espacio de eventos. Es una vivienda muy amplia y diáfana al no tener puertas entre las distintas estancias, son cuatro salas que están conectadas entre sí, en 360º. Las capacidades de cada una varían por lo que son numerosas las posibilidades que ofrece.

Si recorremos el espacio, encontramos la Sala Vaticà que siendo la más pequeña nos ofrece 17m2 para situar una recepción o lugar de bienvenida. Situada justo en frente de esta estancia encontramos la sala Strauss, una sala esquinera y la mejor ubicada. Cuenta con seis extraordinarios ventanales que nos regalan unas maravillosas vistas a la calle Hospital y a las emblemáticas Ramblas de Barcelona con los numerosos transeúntes que pasean por ella.

 Vistas a las Ramblas de Barcelona desde la Strauss 

Vistas a las Ramblas de Barcelona desde la Strauss 

Esta estancia está conectada con la sala Daurada (37m2), lugar donde la familia invitaba a personas de la calle a tomar chocolate y escuchar música. Ahora guarda unas columnas neoclásicas que enmarcan su fondo de escenario y nos remiten al pasado.

 Sala Daurada 

Sala Daurada 

Junto a la sala Daurada vemos la cocina, un espacio de 9m2 en el que ponen a vuestra disposición todo el equipamiento culinario necesario, en el caso de que el evento que realicéis necesite este tipo de servicios. Nos recibe en la cocina una barra de bar estilo decó desde donde podemos servir las bebidas en un evento informal o de showcooking.

Por último, dando la vuelta a la vivienda, llegamos a la estancia más amplia, la sala Blanca (40m2) que da acceso a los baños. 

Casa Capella destaca por su luminosidad, hoy día la luz natural es un elemento muy preciado en los eventos, y en este caso la vida y ambiente de la zona la convierten en un lugar atractivo para cualquier invitado, tanto local como extranjero. Si bien es cierto que no todas las salas tienen ventanas, la peculiaridad de no tener puertas permite que la luz que entra desde la calle pueda distribuirse por todo el espacio.

 Vista de las salas interconectadas 

Vista de las salas interconectadas 

Algo que también podemos considerar realmente singular es la decoración de las salas. En cuanto a muebles, en este momento han preferido dejar los espacios despejados y permitir que el cliente pueda personalizarlo. Sí que encontramos algunas piezas de mobiliario de época, seleccionadas y escogidas con mucho gusto. Sus techos visten la estancia también, aportando color y personalidad a cada una de las habitaciones.

El aforo total del espacio varía en función del formato que se elija pero como máximo puede acoger 130 personas en formato cóctely unas 50 en banquete. 

Habrá que tener en cuenta que hasta el momento no dispone de acceso para personas con movilidad reducida, hay que acceder por las escaleras y subir hasta "el principal".

El tipo de eventos que se realizan son realmente especiales, muchas veces relacionados con cultura, sea música, arte, exposiciones, entre otros. Nosotros vemos el espacio como un lugar muy apropiado para celebraciones privadas, de aniversario o motivos especiales, cenas de gala como final de un evento corporativo, celebración de ocasiones especiales con clima intimista para clientes selectos. A partir de estas ideas, también pueden llevarse a cabo eventos relacionados con la gastronomía, pasarela y showroom e iniciativas que podaís proponerles. 

¿Qué pensáis de la Casa Capella? En Guía Singular además de la luz y la calidad de su rehabilitación, nos encanta por estar en las "entrañas" de nuestra ciudad y hacernos revivir las costumbres y cotidianeidad de la sociedad otras épocas, esto en parte es lo que la hace realmente especial y singular.